Revista – Septiembre – 2018

Verdadera devoción a María
septiembre 2, 2018
Misiones en la Parroquia Juan Pablo II – Guayaquil
septiembre 10, 2018

   Caminando hacia la santidad
Año XVI, nº 182, Septiembre 2018

Sumario


1.- Escriben los lectores
2.- El repentino papel de la confusión (Editorial)
3.- La voz de los Papas – Los hombres y los coros angélicos
4.- Comentario al Evangelio – Un mundo sordo a la voz de Dios
5.- El matrimonio – Una institución ­doblemente santa
6.- Lucilia Corrêa de Oliveira – Una madre verdaderamente católica
7.- La exaltación de la Santa Cruz, en nosotros y fuera de nosotros
8.- Santa Rosalía de Palermo – Princesa y compañera de los ángeles
9.- Conversación con el P. Arão Mazive, EP – La vida de la Iglesia en el continente de la esperanza
10.- Testimonios – “… y se las has revelado a los pequeños”
11.- Heraldos en el mundo
12.- Sucedió en la Iglesia y en el mundo
13.- Historia para niños… Poderosos y vigilantes protectores celestiales
14.- Los santos de cada día
15.- Palabras de amenaza y de promesa


Voz de los Papas

 Los hombres y los coros angélicos

Las diferentes formas de vida de los hombres corresponden a cada una de las órdenes de las milicias celestiales, y recibimos un lugar en sus filas según la similitud de nuestro modo de vivir con el suyo.

 


Comentario al Evangelio –  XXIII Domingo del Tiempo Ordinario

Un mundo sordo a la voz de Dios

 

Msgr-João-Scognamiglio-Clá-Dias

Mons. João S. Clá Dias, EP

             


Más que temer el infortunio de la sordera física, debemos precavernos contra el contagio de la insensibilidad a la voz de Dios que padece la humanidad de nuestros días.

 


 EL Matrimonio: Una institución doblemente santa

 

En el matrimonio, la gracia santifica y vuelve fiel el vínculo entre los novios, permaneciendo sobre ellos
hasta el fin de sus vidas. Dos veces honrado por Dios, en la Creación y en la Redención, se impone a los hombres como diciendo: “No lo toquéis, es una cosa santa”.

 


 Lucilia Corrêa de Oliveira: Una madre verdaderamente católica

 

 Doña Lucilia fue afectuosísima como hija, afectuosísima como hermana, afectuosísima como esposa, afectuosísima como madre. Se diría que estaba hecha para tener miles de hijos.


Historia para niños… o para adultos llenos de fé

 Poderosos y vigilantes protectores celestiales

 Antes de concluir el paseo, una gran lección les había quedado grabada en el corazón de aquellas pequeñas campesinas: los ángeles están siempre a nuestro lado queriendo ayudarnos.

 


 

La santa natividad de la Virgen, nuestra Señora,marca una nueva era en la historia del Antiguo
Testamento, del cual podemos decir que se divide en dos partes: antes y después de la Santísima Virgen.
Si el Antiguo Testamento es una larga espera del Mesías, esa espera tiene dos aspectos:
los miles de años durante los cuales la Divina Providencia permitió que esa expectativa se prolongara,
y el momento bendecido en el que Dios decidió que naciera aquella que obtendría
el advenimiento del Salvador.
El nacimiento de María Santísima es la llegada al mundo de la criatura perfecta que encuentra
plena gracia ante Dios, de la única persona cuyas oraciones tienen el mérito suficiente para hacer que, finalmente, las súplicas, los sufrimientos de todos los justos y la fidelidad de todos los que han sido fieles lograran aquello que sin nuestra Señora no lo hubieran obtenidos.

( Plinio Corrêa de Oliveira ) 


¡Suscríbase!

Si desea recibir mensualmente un ejemplar de la Revista Heraldos del Evangelio en su hogar haga clic en el botón.

¡Suscribase!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *