Imagen del Inmaculado Corazón de María visita Lloa
junio 21, 2018
Visita a la parroquia “Espíritu Santo” en San Bartolo – Quito
junio 27, 2018
slg

Altísimo fue el grado de santidad que había alcanzado en la vía de la inocencia. No le atraía nada terrenal, vivía en contemplación y todas sus acciones eran plenamente conformes con los designios divinos.

– Vínole a visitar el Padre Provincial, y luego que le vio exclamó como transportado:

San Luis Gonzaga

En medio de los placeres y honras de la corte, el joven Luis permaneció firme en su propósito de hacerse religiosoSan Luis Gonzaga a los 17 años – Óleo de autor desconocido. Escuela de Paolo Veronese

– Marchamos, Padre mío, y marchamos con alegría.

– ¿A dónde, Luis?

– ¡Al Cielo…! Si mis pecados no me lo impidieran, espero ir allí, por la misericordia de Dios.

Ésta era la excelente disposición de alma de ese joven novicio de la Compañía de Jesús que había interrumpido sus estudios de Teología al haber contraído una grave enfermedad, por la cual yacía en cama desde hacía ya tres meses. Ocho días antes había predicho que éstos serían los últimos para él.

Moriré esta noche

Por la mañana había pedido el Viático, que sólo se lo trajeron por la tarde al considerar que aún estaba con buena salud. Permaneció todo el día realizando actos de Fe y de adoración y haciendo peticiones. Los padres jesuitas como no se consolaban por perder a ese santo hermano suyo, intentaban persuadirlo de que aún no había llegado su hora. Y él, con firmeza, les respondió:

– Moriré esta noche. Moriré esta noche.

Los sacerdotes y novicios de todas las casas, al enterarse de la predicción de su muerte, acudieron para despedirse de él, encomendarse a sus oraciones y pedirle unos últimos consejos. La dolencia había minado la salud de todo su cuerpo, pero su alma crecía en santidad a cada instante. Así que atendía a todos con afecto prometiéndoles que se acordaría de ellos en el Cielo.

Habiendo anochecido ya y viendo que Luis aún hablaba con facilidad, el Padre Rector concluyó que no moriría esa noche y, por lo tanto, mandó a todos que se retirasen a descansar. Sólo se quedaron en la habitación dos sacerdotes para cuidar del enfermo, además de su confesor, San Roberto Belarmino.

Luis no escondía su profunda alegría. Ir al Cielo, unirse definitivamente con Dios: eso era lo que más había anhelado durante toda su corta vida.

Después de haber transcurrido cierto tiempo, le dijo a su confesor:

– Padre, podéis rezar las oraciones y encomendarme al Señor.

El sacerdote en seguida lo hizo, con mucha compenetración y devoción. Recogido, tranquilo y confiado, Luis esperaba el momento supremo, que no tardó en llegar: alrededor de las ocho de la noche, con los ojos fijos en el crucifijo que sujetaba entre sus manos sobre su pecho, entró serenamente en los terribles dolores de la agonía. Ningún gemido salió de sus labios, su mirada no se desvió ni un momento de Aquel que tanto había sufrido por nosotros en la Cruz. Pronunciando el Santísimo Nombre de Jesús, entregaba su alma a Dios en la paz más completa.

El perfecto piensa constantemente en Dios

Luis Gonzaga era una de esas almas predilectas sobre las que Dios derrama gracias y dones en abundancia para mantenerlas en la inocencia. Altísimo fue el grado de santidad alcanzado por él en esta vía. No le atraía nada terrenal, vivía en contemplación y todas sus acciones eran plenamente conformes con los designios divinos.

He aquí como el famoso dominico Garrigou-Lagrange describe a un alma en ese estado de perfección:

“Después de la purificación pasiva del espíritu, los perfectos conocen a Dios de una manera casi experimental, no ya más pasajera, sino continua. No sólo durante las horas de la Misa, del Oficio Divino u otras oraciones, también en medio de las ocupaciones exteriores su alma permanece vuelta hacia Dios. Por así decirlo, no pierden su presencia y guardan la unión actual con Él”.

“Comprenderemos con facilidad la cuestión si la analizamos en contraposición al estado de alma del egoísta. Éste siempre piensa en sí mismo y, naturalmente, todo lo apunta hacia sí; se entretiene sin cesar consigo mismo con sus veleidades, sus tristezas, o sus superficiales alegrías; su conversación íntima, digámoslo así, es incesante, pero vana, estéril y esterilizante para todos. El perfecto, por el contrario, en vez de pensar en sí, piensa constantemente en Dios, su gloria, en la salvación de las almas y, para ello, hacer convergirlo todo hacia ese objetivo, como por instinto. Su conversación íntima no es consigo mismo, sino con Dios”.1

Veamos algunos episodios de la existencia terrena, breve, aunque inundada de santidad, de San Luis Gonzaga, que bien reflejan su inocente alma.

Rectitud desde la infancia

Nació el 9 de marzo de 1568, en el castillo de Castiglione, Italia. Fue el primer hijo de don Ferrante Gonzaga, Marqués de Castiglione delle Stivieri y príncipe del Sacro Imperio, y de doña Marta Tana de Santena, dama de la reina Isabel de Valois.

Mucho agradaba a la marquesa ver cómo asimilaba bien, desde pequeño, sus maternales instrucciones de piedad. Sin embargo, a su padre esto le inquietaba, pues temía que tanta devoción lo desviara de la carrera de las armas a la que se destinaban los primogénitos.

Cuando Luis tenía cinco años, su padre fue llamado a que participara en la expedición española contra Túnez y, para que se acostumbrara al gusto por las armas, el marqués lo llevó consigo hasta la ciudad de Casalmaggiore, en donde se ejercitaban unos tres mil hombres en preparación de la campaña militar. El niño estuvo algunos meses conviviendo con los soldados y, entre otras cosas, aprendió algunas palabras groseras e indecorosas, que pasó a repetir sin saber su significado.

De regreso a Castiglione, su tutor le reprendió ese rudo y vulgar vocabulario. No sólo no dijo nunca más esas palabras, sino que manifestaba gran enojo cuando oía a alguien pronunciarlas. Muy avergonzado estuvo siempre por esa falta y acostumbraba a contar esa anécdota, ya de religioso, para “demostrar” cómo había sido un niño malo.

San Luis Gonzaga

 “Al atardecer de esta vida, te examinarán en el amor”.
Es a este amor, en una total entrega,
al que Dios nos llama desde nuestra juventud.

Devoción a María y virtudes ejemplares

Al cumplir los nueve años, don Ferrante lo llevó junto con su hermano Rodolfo a la corte del Gran Duque de Toscana. La Providencia Divina se valió de esos dos años de estancia en Florencia para hacerlo progresar en los caminos de la santidad. La lectura de un libro sobre los misterios del Rosario hizo que brotara en su alma el fervor a la Virgen María.

También contribuyó a ello la devoción a Nuestra Señora de la Anunciación, cuadro que se venera en la Basílica della Santissima Annunziata de aquella ciudad. Y tanto se le había inflamado su corazón por Ella que en esta misma iglesia se ofreció al Señor e hizo su voto de virginidad por intercesión de la Madre de Dios.

Las virtudes ya se habían cimentado en él porque había adquirido una completa guarda de los sentidos y una obediencia total a sus superiores, además de un profundo recogimiento y de elevación de espíritu.

Dios estaba construyendo la hermosa catedral del alma de Luis que, con la candidez de un niño, se dejaba guiar por el Padre celestial. Cuando se trasladaron a la corte del Duque de Mantua, no sólo conservó el hábito de la oración, sino que los sublimó con prácticas de mortificación. Al verse obligado por los médicos a seguir un régimen alimenticio a causa de una enfermedad renal que había contraído, le tomó tal gusto a la penitencia que, sobrepasando las recetas indicadas, se entregó a rigurosos ayunos. Consideraba haber hecho una opulenta comida ¡cuando se comía un huevo entero!

Intensa vida sobrenatural

De regreso a la casa paterna, fue colmado de gracias místicas extraordinarias. Cuando se ponía a considerar los atributos divinos, experimentaba tan gran consolación que derramaba lágrimas suficientes como para empapar varios pañuelos. En algunas ocasiones se quedaba tan arrebatado que perdía por completo los sentidos exteriores. Su mente estaba toda ocupada en lo sobrenatural y sus palabras versaban sólo sobre las cosas de Dios.

En 1580 llegaba a Castiglione el Cardenal Carlos Borromeo, Visitador Apostólico del Papa Gregorio XIII. Seadmiró tanto Su Eminencia al ver cómo aquel pequeño “ángel” discurría sobre los temas de la Religión que, al final de las dos horas de conversación que mantuvo con él, decidió darle por primera vez la Sagrada Eucaristía.

A los trece años ya había decidido hacerse religioso, pero por ser aún muy joven no les comunicó nada a sus padres y redobló sus austeridades. Eliminó el uso de la chimenea de su cuarto, incluso en los días del riguroso invierno lombardo. Se levantaba de madrugada y, de rodillas, rezaba durante largo tiempo, aun cuando hiciera demasiado frío.

A don Ferrante le dieron, en 1581, la misión de formar parte del séquito de la ex emperatriz María de Habsburgo en su viaje de Bohemia a España. El marqués, cada vez más inquieto por los progresos de su hijo en las vías de la piedad, decidió que su familia le acompañara a Madrid, a ver si con eso lo distraía. Luis fue designado paje de don Diego, hijo del rey Felipe II; sin embargo, con el alma anclada en Dios, permaneció firme y resuelto en sus propósitos, en medio de los placeres y las honras de la corte.

Conquista del permiso paterno

“¿A qué orden religiosa estaré llamado?”, se preguntaba el joven doncel. Optó por la Compañía de Jesús. Además de la noble función de la enseñanza a la cual se dedicaba ésta, su elección se vio motivada por el hecho de que los jesuitas tenían prohibido, por la regla, ascender a cualquier cargo, a no ser que fuera por orden directa del Papa. De esta manera, renunciaría para siempre a las honras, no sólo del mundo, sino también las eclesiásticas.

Gritos de cólera y amenazas de azotes fue la respuesta del marqués a la petición de su hijo de entregarse a Dios en la orden fundada por San Ignacio. Usó su influencia para conseguir que algunas dignidades eclesiásticas intentasen disuadirlo de su vocación o, por lo menos, que entrara por un camino que le pudiera conducir a los posibles honores del cardenalato. No sirvieron de nada, como el choque de las furiosas olas del mar contra las rocas. Entonces don Ferrante le pidió que esperase a volver a Italia para que se decidiera. No podía conformarse con perder a aquel hijo tan dotado, en el que había puesto todas las esperanzas de la principesca casa de los Gonzaga.

Empezó de este modo un largo período de dos arduos años de lucha para conquistar el permiso paterno de abandonar todo y seguir a Cristo. Fue la fase más dura de su vida, pero quizá la más gloriosa. Este combate terminó con un episodio conmovedor: cierto día el marqués estaba mirando por el ojo de la cerradura de la habitación de su hijo y lo vio arrodillado y flagelándose. Fue así como se doblegó y le concedió la tan anhelada autorización.

La alegría de entrar en la casa del Señor

“¡Qué alegría cuando me dijeron: vamos a la casa del Señor!” (Sl 121, 1). Obtenida la respectiva aprobación del emperador —dada la importancia estratégica del marquesado de Castiglione— de la renuncia pública a sus derechos como primogénito, Luis entraba en el noviciado de la Compañía de Jesús, en Roma. Por todos los lugares por donde pasaba, el noble religioso iba dejando detrás de sí el suave aroma de sus virtudes. Se despojó de todo cuanto podría recordarle su antigua condición, buscando humillaciones y el último sitio. Llegaba a enrojecerse de vergüenza cuando oía elogios a la nobleza de su familia.

Los novicios se disputaban el lugar para estar a su lado en las horas de recreación, por el placer de participar en sus elevadas conversaciones. Y consideraban sus objetos personales como auténticas reliquias. En el estudio de Filosofía y Teología se había mostrado tan sabio que defendió una tesis, muy aplaudida, ante tres cardenales y otras autoridades. Al ver sus superiores el valor de la joya que tenían en sus manos y, a su vez, la fragilidad de su salud multiplicaron los desvelos por él. Recurrieron en vano a un cambio de aires, con la esperanza de que le haría bien. A la vista de lo infructuoso de esta terapia, el Padre Rector le ordenó que, durante un tiempo, no se detuviera en pensamientos elevados, por si acaso éstos le estuviesen perjudicando…

San Luis Gonzaga

“¿A qué orden religiosa estaré llamado?”, se preguntaba el joven
doncel. Optó por la Compañía de Jesús.

“Muerte de San Luis Gonzaga” – Museo de la
Santa Cueva de Manresa (España)

La Providencia permitió esta equivocación para que brillaran aún más las cualidades del alma de aquel “ángel”. Esta vez la obediencia, tan amada por él, le costó grandes esfuerzos, pues —según le confesó a uno de sus compañeros— salir de su constante estado de oración le causaba un enorme tormento, ya que tan pronto como se distraía, su pensamiento volaba hacia la consideración de los misterios divinos.

Víctima de la caridad

En 1591, su caridad para con el prójimo encontró una excelente ocasión para expandirse hasta el heroísmo: atender a las pobres víctimas de la peste que asolaba la Ciudad Eterna. Sin embargo, poco tardó para que él mismo fuera contagiado. Pero Dios, que había decidido coger tan temprano a este lozano lirio, no quiso llevárselo antes de que esparciera sus últimas fragancias. Tres meses con una fiebre ardiente, aceptada con absoluta abnegación, encerraban los 23 años de su permanencia en esta Tierra.

Su confesor, San Roberto Belarmino, afirmó que había llevado una vida perfecta y había sido confirmado en gracia.2 Más tarde, Santa Magdalena de Pazzi, a propósito de una visión que había tenido de la gloria inmensa que gozaba en el Cielo este hijo de San Ignacio de Loyola, declararía: “Mientras vivió, Luis mantuvo su mirada siempre atenta en dirección al Verbo, y por ello que es tan grande. […] ¡Oh, cuánto amó en la Tierra! Es por eso que hoy en el Cielo posee a Dios en una soberana plenitud de amor”.3 Luis Gonzaga fue beatificado por Pablo V en 1605 y canonizado el 13 de diciembre de 1726 por Benedicto XIII, que lo declaró patrono de la juventud.

Modelo de santidad en el amor

“Al atardecer de esta vida, te examinarán en el amor”.4 Es a este amor, en una total entrega, al que Dios nos llama desde nuestra juventud, tal como lo hizo con el joven rico del Evangelio: “Ven y sígueme” (Mt 19, 21). Que la juventud actual —tan carente de modelos a seguir y tan confundida acerca del amor— no tome la actitud del joven rico, que se entristeció por tener que desapegarse de las cosas de este mundo, sino que se encuentre con el ejemplo de su patrono, San Luis Gonzaga.

A eso incentivó el recordado Papa Juan Pablo II, al dirigirse a los jóvenes de Mantua: “San Luis es sin duda un santo a ser redescubierto en su alta estatura cristiana. Es un modelo indicado también para la juventud de nuestro tiempo, un maestro de la perfección y un experimentado guía hacia la santidad. ‘El Dios que me llama es Amor —se lee en uno de sus apuntes—, ¿cómo puedo circunscribir este amor, cuando para hacerlo sería demasiado pequeño el mundo entero?’”.5

(Revista Heraldos del Evangelio, Junio/2010, n. 102, pag. 34 a 37)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *