lourdes

febrero 16, 2012

¿Cómo se calcula el tiempo de las fiestas en la Iglesia?

La Iglesia tiene dos fiestas máximas: Navidad y Pascua. La Navidad es la introducción a la Pascua, y la Pascua es el cumplimiento de la Redención.La Iglesia determina los periodos de preparación para la fiesta y el periodo de acción de gracias, que son diferentes para cada una de ellas. En este programa, el P. Louis Goyard explicará la diferencia que determina el cálculo de las fechas litúrgicas.
febrero 13, 2012

¿Por qué no comemos carne en Cuaresma?

El P. Luis Goyard, E.P. responde a esta pergunta sobre la práctica de la abstinencia en Cuaresma, así como explica los motivos del ayuno el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.
febrero 11, 2012

Bernardette; el mayor milagro de Lourdes

Bernardette; el mayor milagro de Lourdes Al cumplirse los ciento cincuenta años de las apariciones de Nuestra Señora en la gruta de Massabielle nuestros ojos se vuelven hacia la niña con quien habló la Santísima Virgen. Su vida, transcurrida en acrisolada virtud, expresa con elocuencia por qué Dios "escondió estas cosas a los sabios y prudentes, y las reveló a los pequeños" (Lc 10,21). Tamara Victório Penin Lourdes!¿Dónde encontraremos las palabras que alcancen a explicar todo cuanto ese nombre significa para la piedad católica en el mundo entero?¿Quién podrá traducir en palabras el ambiente de paz que envuelve la gruta sagrada en la cual, hace exactamente 150 años, vino la Santísima Virgen para estar con la humilde Bernardette e inaugurar, de modo definitivo, un nuevo vínculo con la humanidad sedienta de consuelo y de paz? Por designio de la Divina Providencia, a ese lugar se asoció una acción intensa de gracia, especialmente capaz de transmitir a los millares de peregrinos, venidos de lejos, la certeza interior de que sus oraciones son benignamente oídas, sus dramas apaciguados, y sus esperanzas fortalecidas. En efecto, a lo largo de este siglo y medio, las ásperas rocas de Massabielle se han convertido en palco de las más espectaculares conversiones y curas, legando a la Santa Iglesia Católica un tesoro espiritual de valor incalculable. En Lourdes tales curas y conversiones se revisten de una grandiosidad peculiar, delante de la cual nuestra lengua enmudece. Allí está, delante de todos, la sublimidad del milagro. Mientras tanto, no se puede hablar de Lourdes sin recordar con veneración a la protagonista ligada de modo indisociable a esa historia de bendición y misericordias.